Primeros auxilios en cortes

Primeros auxilios

Consejos para primeros auxilios en emergencias y accidentes

Normalmente, no hace falta ir a urgencias por un pequeño corte o un rasguño. Sin embargo, es importante tener cuidado para evitar infecciones u otras complicaciones.

Los consejos que te daremos aquí, pueden ayudarte a cuidar las cortes simples. En caso de tratarse de un corte grave, dirígete cuanto antes a tu médico de urgencia u hospital.

Detener el sangrado

Normalmente los cortes pequeños y las raspaduras dejan de sangrar por sí mismos. Si no lo hacen, hay que presionar suavemente sobre ellos con una tela limpia o con un vendaje. Se continúa presionando de 20 a 30 minutos y si es posible, es conveniente poner la herida en alto.

Cortes

Por ejemplo, si la herida es en una mano, levantar la mano puede ayudar a detener la hemorragia. No despegues la venda para ver si ha dejado de sangrar, ya que puede dañar o desplazar el coágulo que se está formando y hacer que vuelva a sangrar. Si la sangre brota o continúa saliendo después de la presión continua, busca asistencia médica.

Limpiar la herida

Lava el corte con agua limpia. El jabón puede irritar la herida, así que intenta no utilizarlo en una herida recién hecha. Si la suciedad o los residuos continúan estando en la herida después del lavado, utiliza unas pinzas que hayan sido limpiadas con alcohol para eliminar las partículas. Si los residuos todavía continúan, consulta a tu médico. Una limpieza a fondo reduce el riesgo de infecciones y de tétanos. Utiliza jabón y una toallita para limpiar el área alrededor de la herida. No es necesario utilizar peróxido de hidrógeno, yodo o un limpiador que contenga yodo.

Aplicar un antibiótico

Después de limpiar la herida, aplica una fina capa de crema o ungüento antibiótico, como Neosporin o Polysporin para ayudar a mantener la superficie húmeda. Estos productos no harán que la herida se cure más rápidamente, pero pueden prevenir las infecciones y ayudar al proceso curativo natural del cuerpo. Algunos ingredientes que hay en ciertos ungüentos pueden provocar una leve erupción en algunas personas. Si aparece una erupción, deja de usar el ungüento.

Vendar el corte

Los vendajes pueden ayudar a mantener la herida limpia y así evitar los daños causados por las bacterías externas. Cuando la herida se haya curado lo suficiente, exponerla al aire acelerará la curación de la herida.

Cambiar el vendaje

Cambia el vendaje al menos una vez al día o cada vez que se moje o se ensucie. Si notas alergia al adhesivo utilizado en la mayoría de las vendas, utiliza las vendas sin adhesivos o las gasas estériles y colócalos en el sitio con cinta de papel, rollo de gasa o una venda elástica aplicada sin demasiada fuerza. Por lo general, estos suministros están disponibles en las farmacias.

Realizar puntos de sutura en los cortes profundas

Un corte mayor de unos 6 centímetros de profundidad o que está muy abierta, o con una forma irregular, y que tiene grasa o un músculo que sobresale, normalmente necesitará unos puntos de sutura. Las tiras adhesivas y los parches con forma de mariposa pueden mantener unido un corte pequeño pero si no se puede cerrar el corte fácilmente es mejor acudir al médico lo antes posible. Cerrar bien un corte en el menor tiempo posible reducirá el riesgo de infecciones.

Estar atentos a los signos de infección

Consulta a tu médico si el corte no cicatriza o si notas cualquier enrojecimiento, un aumento del dolor, secreciones, calor o hinchazón.

Vacunarse del tétanos

Los médicos recomiendan vacunarse contra el tétanos cada 10 años. Si tu corte es profunda o está sucia y te pusiste la última vacuna del tétanos hace más de cinco años, el médico puede recomendarte una vacuna de refuerzo contra el tétanos. Se debería inyectar ese refuerzo tan pronto como sea posible después de la lesión.

Artículos relacionados con Primeros auxilios en cortes