Primeros auxilios en caso de asfixia

Primeros auxilios

Consejos para primeros auxilios en emergencias y accidentes

La asfixia se produce por la obstrucción de las vías respiratorias por algún elemento. Los primeros auxilios que se deben aplicar comprenden la eliminación de los elementos que impiden el paso del aire a los pulmones.

A continuación veremos en detalle cada uno de los tipos de asfixia y como actuar en cada uno de ellos.

Asfixia

Ahogamiento

El ahogamiento es el resultado de la inmersión completa de la nariz y la boca en agua (u otros líquidos). El agua entra en la tráquea y los pulmones obstruyéndolos por completo.

Primeros auxilios en caso de ahogamiento

El objetivo de los primeros auxilios es drenar el agua (u otros materiales) de los pulmones y comenzar con la respiración artificial.

  • Debes actuar con rapidez, primero retira las algas y el barro de la nariz y la garganta, a continuación inicia la respiración artificial inmediatamente. Esto es posible incluso cuando la víctima se encuentra en el agua.
  • Gira la cara de la víctima hacia abajo con la cabeza a un lado y los brazos estirados por encima de la cabeza. Si la víctima es un bebé o niño voltéalo boca abajo por un período de tiempo corto.
  • Levanta la parte media del cuerpo con las manos alrededor de la barriga. Esto es para hacer que el agua se drene de los pulmones.
  • Aplica la respiración artificial hasta que se normalice. Esto puede que dure hasta dos horas.
  • Quítale la ropa mojada.
  • Mantén el cuerpo caliente, puedes cubrirlo con mantas.
  • Cuando la víctima está consciente, puedes darle bebidas calientes como café o té.
  • No permitas que se siente.
  • Después de hacer lo anterior, llévalo rápidamente al hospital y si es posible transpórtalo en camilla.

El estrangulamiento y ahorcamiento

  • Cortarle o quitarle la banda de constricción de la garganta.
  • Si está suspendido, levantarle el cuerpo y aflojarle o cortarle la cuerda.
  • Darle respiración artificial.
  • Para hacer lo anterior no esperes a la policía, actúa enseguida.

Atragantamiento (asfixia debido a la obstrucción de la tráquea)

Esto es más común en los niños. Una canica, una moneda o un botón pueden atascar el paso del aire provocando la asfixia. En los adultos, la mayoría de las veces se da con los alimentos que pueden ir por el camino equivocado y causarles la asfixia.

Primeros auxilios en caso de atragantamiento en adultos

Cuando la víctima está de pie colócate detrás de ella, pon tus brazos alrededor de la cintura: la mano derecha en forma de puño cerrado en la parte superior del abdomen de la persona afectada (a la altura de la boca del estómago, donde se unen las costillas), y la mano izquierda tomando el puño, rodeando con los brazos la base del tórax.

Presiona tu puño contra el abdomen de la víctima con un empuje rápido hacia arriba. Repítelo varias veces si es necesario hasta que el cuerpo extraño sea expulsado fuera de la tráquea.

Cuando la víctima está sentada, colócate detrás de la silla y realiza la misma maniobra.

Si la víctima está tumbada, ponla boca arriba. Colócate frente a la víctima, arrodíllate a horcajadas sobre las piernas de la víctima, pon tus manos una encima de la otra, coloca el talón de tu mano sobre el abdomen entre la costillas flotantes y la caja torácica. Pulsa en el abdomen de la víctima con un empuje rápido hacia arriba y repítelo varias veces, si es necesario. Si la víctima vomita, colócala de costado y límpiala para evitar la asfixia. Tras la expulsión de las partículas de alimentos o cuerpos extraños que provocaban la obstrucción, puede ser necesario aplicar respiración artificial.

Primeros auxilios en caso de atragantamiento en bebés

Acuesta al bebé boca abajo, a lo largo de tu brazo y utiliza tu regazo o el muslo como apoyo. Sostén el pecho del bebé en tu mano y la mandíbula con tus dedos. Mantén la cabeza del bebé apuntando hacia abajo, a un nivel más bajo que el cuerpo. Da hasta 5 golpes fuertes y rápidos entre los omóplatos del bebé, utilizando la base de la palma de la mano libre. Si todavía no tienes éxito, puedes inducir el vómito haciendo pasar dos dedos rectos por la parte posterior de la garganta.

Inflamación en la garganta

La inflamación de la garganta puede ocurrir como resultado de beber líquidos muy calientes, tragar veneno, líquidos corrosivos, etc...

Primeros auxilios en caso de inflamación de garganta

  • Haz que el paciente se siente.
  • Si la respiración se restaura y normaliza puedes darle de beber líquidos muy fríos o incluso chupar un hielo.
  • También puedes darle mantequilla, aceite de oliva o de parafina medicinal.
  • Aplícale paños húmedos en la parte frontal del cuello.
  • Si ha dejado de respirar, hazle la respiración artificial.

La asfixia por el humo

  • Protégete con una toalla o un paño (preferiblemente mojado) sobre tu boca y nariz.
  • Mantente cerca del suelo y retira de la zona a la víctima lo más rápido posible y lejos.

La asfixia por gases venenosos

El monóxido de carbono (más ligero que el aire)

Este gas está presente en los gases de escape de los automóviles y en el gas de los hogares a carbón, durante la combustión incompleta de estufas de carbón y en las minas de carbón.

Primeros auxilios en caso de asfixia por humo o gases

El tratamiento de primeros auxilios consiste en sacar a la persona de la zona, aplicarle respiración artificial y administrarle oxígeno puro, si está disponible.

  • Garantiza la circulación de aire fresco antes de entrar en la habitación abriendo las puertas y ventanas.
  • Antes de entrar en el espacio cerrado toma dos o tres respiraciones profundas y contén la respiración tanto tiempo como puedas.
  • Arrástrate por el suelo (ya que el gas es más ligero que el aire).
  • Llévate a la víctima lo más rápido posible al aire libre.
  • Aflójale la ropa del cuello y la cintura y aplícale respiración artificial si se ha asfixiado.

Dióxido de carbono y otros (más pesados que el aire)

Este gas se encuentra en las minas de carbón, las fuentes profundas no utilizadas y las alcantarillas. También otros gases tales como la fuga de gases refrigerantes, gases comprimidos utilizados para cocinar y la iluminación también pueden causar asfixia.

Primeros auxilios en caso de asfixia por dióxido de carbono

  • Observa todas las precauciones antes mencionadas.
  • Entra en el lugar en posición vertical (como el gas es más pesado que el aire se acumula cerca del suelo).
  • Llévate a la víctima lo más rápido posible al aire libre.
  • Si no es posible la ventilación y tienes sospechas de gas venenoso, utiliza una máscara de gas para protegerte.

Asma

Esta es una afección en la que se estrechan repentinamente las vías respiratorias causando dificultad en la respiración, especialmente en la exhalación. Alergias, infecciones, ansiedad o tensión pueden desencadenar un ataque de asma.

Primeros auxilios en caso de ataque de asma

  • Tranquiliza al paciente.
  • Haz que se siente en la cama o en una silla. También permítele inclinarse hacia adelante con un par de almohadas y/o una pequeña mesa sobre la que descansar la cabeza.
  • Asegúrate de que tenga aire fresco abriéndole las ventanas.
  • Busca ayuda médica de un doctor cercano.

Respiración artificial (Reanimación respiratoria)

A lo largo de la historia ha habido varios métodos de respiración artificial practicada en Primeros Auxilios. Hasta la Segunda Guerra Mundial, el método de Sylvester se consideró el mejor. Durante esta guerra se descubrió el método del boca a boca (tapando la nariz) y se vio que era el mejor y más fácil para la mayoría de las situaciones.

La asfixia de grado severo se puede comparar con la inconsciencia. Las causas generales son:

  • La lengua puede haberse ido hacia la garganta.
  • El vómito o la saliva pueden haberse acumulado en la garganta.
  • Algunos materiales extraños (como un juguete, canica, etc.), pueden haber obstruido los conductos del aire. Por lo tanto, cuando una víctima está inconsciente asegúrate de que respira correctamente.

Cada minuto cuenta así que no te entretengas y comienza a trabajar inmediatamente.

Tratamiento cuando no respira.

  • Aflójale la ropa de la cintura, el pecho y el cuello.
  • Inclínale la cabeza hacia atrás, mientras que le sujetas la nuca con la palma de la mano, esto levantará la lengua a su posición normal, la vía respiratoria quedara libre y la víctima podrá comenzar a respirar más fácilmente. A veces es necesario un tubo respiratorio para ayudarlo a respirar.
  • Si la respiración no se reanuda con el procedimiento anterior, ayúdalo con las compresiones de pecho y pulmones, cuatro o cinco veces. Este procedimiento es generalmente suficiente para iniciar la respiración. Si la respiración no se inicia, incluso con esto, comienza con el boca a boca (con compresión de nariz) y así la respiración debería iniciarse.

Respiración boca a boca

  • Coloca a la víctima sobre su espalda y mantén su cabeza inclinada hacia atrás.
  • Toma aire profundamente.
  • Mantén las fosas nasales de la víctima cerradas.
  • Cubre la boca a la víctima con tu boca perfectamente.
  • Comprobando siempre el pecho, insufla aire en sus pulmones hasta que veas que se expande el pecho, (para más higiene cubre la boca de la víctima con tu pañuelo o un trozo de tela limpio). Una vez que sus pulmones se hinchen, deja de soplar.
  • Repite los pasos anteriores de 15 a 20 veces por minuto.
  • Si la víctima es joven (un bebé o un niño), las operaciones son como las anteriores, pero tu boca abierta deberá cubrir tanto la boca como la nariz de la víctima.
  • Insufla aire suavemente.
  • Si el pecho no sube, comprueba si existe una obstrucción.
  • Gira a la víctima de lado y golpéale la espalda. Esto hará que el material que provoca la obstrucción llegue a la parte delantera de la garganta. Ábrele la boca y quítale el objeto (siempre debes cubrirte la mano con un paño limpio).
  • Si es un niño, sosténlo por los pies y golpéale la parte posterior.
  • Si el boca a boca no es posible sopla directamente por la nariz del niño cerrando la boca con el pulgar.
  • Si el corazón está funcionando, continúa la respiración artificial hasta que se produzca la respiración normal. A continuación llama a una ambulancia de inmediato.
  • Qué hacer si el corazón deja de latir

    Si el corazón no está funcionando, te darás cuenta por lo siguiente:

    • La cara es de color azul o está pálida.
    • Las pupilas están dilatadas.
    • Los latidos del corazón y del pulso son débiles.

    En ese caso, debes actuar de la siguiente manera:

    • Coloca a la víctima de espaldas sobre una superficie dura (banco, mesa, etc.).
    • Dale un golpe seco con el borde de tu mano en el ángulo inferior izquierdo del esternón. Esto por lo general estimula al corazón a trabajar.
    • En caso de que el corazón no reaccione, sigue con el procedimiento durante 10 o 15 segundos, a razón de un golpe por segundo, si ya sientes que tiene un pulso regular, para y llama de inmediato una ambulancia.
    • Se debe seguir con la respiración artificial en todo momento.

    Notas importantes

    • Incluso si la víctima está respirando, pero la respiración no es normal, es prudente comenzar la respiración artificial.
    • No comiences a golpear el corazón o la compresión hasta que estés seguro de que el corazón ha dejado de latir.

    Masaje cardíaco realizado por dos personas

    • El masaje cardíaco debe ir acompañado de la respiración artificial, por lo tanto, puedes pedirle a otra persona que se coloque del lado izquierdo para hacerle la respiración artificial, es decir, el boca a boca mientras tú te colocas a la derecha de la víctima para hacerle las compresiones.
    • Debes sentir y marcar la parte inferior del esternón.
    • Coloca el talón de la mano sobre el cuerpo de la víctima, asegurándote de que la palma y los dedos no están en contacto con el pecho.
    • Coloca el talón de la otra mano sobre la mano que está en contacto con la víctima.
    • Con tu brazo derecho, ejerce presión sobre el esternón hacia la columna vertebral (puede ser presionado hacia atrás de 1 a 1,5 centímetros en adultos).
    • En los adultos debes comprimir el tórax alrededor 30 veces a un ritmo de 100 compresiones por minuto. Para los niños de dos a diez años, 3 veces con una mano (talón) será suficiente, a un ritmo de entre 80 y 90 compresiones por minuto. Para los bebés de hasta dos años, 2 veces, a un ritmo de entre 80 y 90 compresiones por minuto.
    • Presiona con firmeza pero con cuidado, un descuido puede causar lesiones en las costillas y en los tejidos más profundos.
    • Si el procedimiento es eficaz, te darás cuenta por qué:
      • Color se normalizará.
      • La víctima se contraerá como comienzo de la mejora.
      • El pulso de la carótida comenzara con cada presión.
    • Cuando no se restaura el pulso, continúa con la compresión hasta que el paciente llegue al hospital.
    • Dos minutos y quince segundos es lo que tardan los pulmones hinchados en presionar al corazón, por eso tienes que actuar con rapidez. Si sólo hay un socorrista, este tiene que ser muy inteligente y activo. En ese caso debe realizar 15 compresiones cardíacas y dar dos insuflaciones a los pulmones, repitiendo esto alrededor de 30 veces.

    Artículos relacionados con Primeros auxilios en caso de asfixia