Primeros auxilios en terremotos

Primeros auxilios

Consejos para primeros auxilios en emergencias y accidentes

Después de un terremoto, hay que buscar las heridas y los daños.

Primero, debes tener cuidado de tu propia situación. Recuerda los planes de emergencia. Las réplicas pueden causar más daños o hacer que caigan las cosas, por lo que debes alcanzar un lugar que sea seguro. Llevate tu botiquín de emergencias.

Terremotos

Si te encuentras atrapado por los elementos caídos o por un derrumbe, protege tu boca, nariz y ojos contra el polvo. Si estás sangrando, aplica presión sobre la herida y eleva la parte lesionada. Da señales de auxilio con un silbato de emergencia, un teléfono móvil o da golpes fuertemente contra alguna pieza sólida del edificio, tres veces cada pocos minutos. El personal de rescate estará atento a este tipo de sonidos.

Cuando ya estés a salvo, ayuda a los demás y comprueba los daños. Protégete usando zapatos fuertes y guantes de trabajo para evitar daños por cristales rotos y escombros. Utiliza también una mascarilla contra el polvo y protección ocular.

Comprueba las heridas

  • Revisa en tu botiquín de primeros auxilios o en las primeras páginas de su guía telefónica para obtener instrucciones detalladas sobre las medidas de primeros auxilios.
  • Si la persona está sangrando, aplica presión directa sobre la herida. Utiliza una gasa o un paño limpio, si los puedes conseguir.
  • Si la persona no está respirando, hazle la respiración boca a boca.
  • Si la persona no tiene pulso, comienza la RCP (reanimación cardiopulmonar).
  • No muevas a las personas con heridas de gravedad a menos que estén en peligro inmediato de sufrir más lesiones.
  • Cubre a las personas lesionadas con mantas o ropa adicional para mantenerlas calientes.
  • Busca ayuda médica para las lesiones graves.
  • Revisa cuidadosamente a los niños u otras personas que necesiten asistencia especial.

Comprueba los daños

  • Fuegos: Si es posible, apaga los incendios pequeños en tu casa o en tu vecindario inmediato. Llama para pedir ayuda, pero no esperes a los bomberos.
  • Fugas de gas: Cierra la válvula principal del gas sólo si sospechas que puede haber una fuga debido a la rotura de tuberías o por el olor y el sonido de una fuga de gas natural. No vuelvas a abrirla tu mismo. Espera a que la compañía de gas compruebe las fugas. En la guía telefónica debe haber información detallada sobre este tema.
  • Cableado eléctrico dañado: Apaga la electricidad con el interruptor principal si hay algún daño en el cableado de tu casa. Déjala apagada hasta que el daño sea reparado.
  • Luces rotas y electrodomésticos: Desconéctalos porque pueden iniciar incendios cuando la electricidad sea restaurada.
  • Cables de electricidad sueltos: Si ves cables eléctricos que están sueltos, considera si están cargados con electricidad y mantente muy lejos de ellos. Mantén a los demás también lejos de ellos. Nunca toques cables eléctricos caídos o cualquier otro objeto en contacto con ellos.
  • Elementos caídos: Ten cuidado con los objetos caídos de los estantes cuando abras las puertas de los armarios y las alacenas.
  • Los derrames: Ten mucho cuidado. Limpia cualquier derrame de medicamentos, drogas u otras sustancias no tóxicas. Materiales potencialmente dañinos como el cloro, la lejía, los químicos para el jardín y la gasolina u otros productos derivados del petróleo, deben ser aislados o cubiertos con un material absorbente como tierra o arena para los gatos. En caso de duda, sal de la casa.
  • Albañilería dañada: Mantente lejos de las chimeneas y de las paredes de ladrillos o bloques. Pueden haber sido debilitadas y caerse durante los temblores secundarios. No enciendas fuego en una chimenea dañada. Podrías provocar un incendio o dejar entrar gases venenosos en tu hogar.

Qué hacer uando estés a salvo

Cuando hayas realizado tus necesidades inmediatas y las de tu familia después de un terremoto, continúa siguiendo el plan que habías preparado de antemano. Las réplicas seguirán ocurriendo durante varias semanas después de los terremotos más importantes. Algunas pueden ser lo suficientemente fuertes como para causar daños adicionales. Siempre debes estar listo para agacharte, cubrirte y agarrarte.

Puedes tardar en recuperarte varias semanas, meses o incluso más tiempo. Toma las medidas que se enumeran a continuación para asegurarte y para reducir al mínimo los efectos a largo plazo del terremoto en tu vida.

Primeras ayudas tras un terremoto

Utiliza la información que preparaste en tu plan de desastres y los suministros que organizaste en tu botiquín de emergencias. Hasta que te hayas asegurado de que no existen fugas de gas, no utilices llamas (encendedores, fósforos, velas, o parrillas) ni pongas en marcha cualquier aparato eléctrico o mecánico que pueda crear una chispa (interruptores de luz, generadores, vehículos de motor, etc.). No utilices nunca en el interior de la casa: estufas portátiles, linternas de gas o calentadores, parrillas de gas o carbón, o generadores de gas. Éstos pueden liberar monóxido de carbono que es mortal o podrían provocar un incendio durante los temblores secundarios.

Tener comunicaciones

  • Enciende tu radio portátil o la de tu vehículo para conocer la información y los avisos de seguridad.
  • Vuelve a colocar todos los teléfonos en sus lugares correspondientes.
  • Llama a emergencias de tu zona y diles como te encuentras. Luego cuelga el teléfono. El personal de emergencia necesita usar las líneas telefónicas para las comunicaciones de salvavidas.
  • Revisa las condiciones de tus vecinos.

Alimentos y agua

  • Si la energía está apagada, planea comidas con los alimentos refrigerados y congelados, en primer lugar. Si mantienes la puerta cerrada, la comida en el congelador puede estar buena durante un par de días.
  • Escucha la radio para conocer los avisos de seguridad.
  • Si el agua está cortada o no es saludable, puedes beber de los calentadores de agua, de cubos de hielo derretidos, o de las verduras enlatadas. Intenta no tomar agua de piscinas o spas.
  • No comas ni bebas nada de recipientes abiertos que estuvieran cerca de cristales que se hayan roto en añicos.

Primeras semanas después de un terremoto...

Este es un tiempo de transición. A pesar de que las réplicas pueden continuar, ahora trabajarás para restaurar tu vida, tu hogar y tu familia, y poner en orden tus quehaceres cotidianos. Recuperarse emocionalmente es tan importante como curar las heridas físicas y como la reconstrucción de la casa. Asegúrate de que puedes permanecer en tu casa porque es segura y no hay peligro de que se derrumbe durante los temblores secundarios. Si puedes permanecer en tu casa o volver a ella después de unos días, tendrás muchas tareas para llevar a cabo:

  • Si cerraste el gas, necesitarás hacer arreglos para que la compañía de gas pueda volver a abrirlo.
  • Si la electricidad se fue y luego volvió, revisa los daños en tus aparatos y equipos electrónicos.
  • Si las tuberías de agua se rompieron, busca daños creados por el agua.
  • Localiza y / o reemplaza los documentos importantes que se hayan extraviado, dañado o destruido.
  • Comunícate con tu agente o compañía de seguros de inmediato para comenzar tu proceso de reclamaciones.

Si no puedes permanecer en tu casa...

Si tu vivienda está en peligro o amenazada por un incendio u otro peligro, es necesario evacuarla. Sin embargo, los albergues pueden estar llenos y en los primeros momentos pueden carecer de los servicios básicos, por lo que no salgas de tu casa sólo porque no funcionen los servicios básicos, o si tu casa y su contenido han sufrido daños moderados.

Si eres evacuado, diles a tus vecinos y contactos donde te vas. Lo antes posible, establece una dirección de correo alternativo en tu oficina postal. Cuando seas evacuado toma las siguientes cosas si te es posible:

  • Botiquín de emergencias.
  • Medicamentos y lentes.
  • Suministros de agua, alimentos y bocadillos.
  • Mantas, almohadas o colchonetas de aire o sacos de dormir.
  • Ropa de cambio y una chaqueta.
  • Toallas y paños.
  • Pañales, alimentos y otros suministros para bebés.
  • Algunas fotos de la familia u otros elementos para el ánimo.
  • Documentos de identificación personal, copias de los seguros de hogar e información del seguro médico.

Lo que no debe llevarse al albergue

  • Animales de compañía. (Se aceptan los animales de servicio para personas con discapacidades. Toma comida para ellos. Prepara un plan por adelantado para tus mascotas).
  • Grandes cantidades de ropa innecesaria u otros artículos personales.
  • Los objetos de valor que pudieran perderse, ser robados, u ocupar espacios que se necesitan.

Artículos relacionados con Primeros auxilios en terremotos